8 de abril de 2015

El hábito no hace a la monja, por suerte

Lo divertido de buscar documentación para tu proyecto es que te acabas encontrando cosas verdaderamente alucinantes. En concreto, estos días andaba detrás de un hábito de monja llamativo y lo que he me ha enseñado san Google ha superado mis expectativas más locas.
Tanto, que al final me he decantado por un velo bastante sencillo, pero no me puedo resistir a mostrar algunas de las joyitas halladas. Allá vamos...

Comenzamos por un modelo sencillo y refrescante, el velo Pay Pay:

Dentro de la sencillez (y comodidad), para las monjas más observadoras os presentamos el modelo Periscopio:

Empezamos con los modelos arriesgados. Aquí tenéis El día de la bestia:

Encantadora, ¿no? Aunque para llegar ahí habrá tenido que practicar con sor Papiroflexia:

Sin duda nuestro favorito ha sido el modelo Telefunken:

Las monjas siempre son un símbolo de pureza y pulcritud, como demuestra sor Tendedero:

Y si se pasan de puras, el éxtasis las puede elevar a los cielos como un Ala delta:

Pero aún se puede volar más alto, concretamente como un Cometa

Ojo hasta donde vuelas, que te puedes encontrar a... El octavo pasajero:

Y un poco más lejos aún (este es para frikis), tenemos el modelo Galactus:

Para el final nos hemos reservado a la monja más carnal. Con todos ustedes, sor Vagina:

Y con este yo creo que hemos puesto el listón demasiado alto, pero por si os habéis quedado con ganas de más, ahí van algunos modelitos de regalo...

Amén.

16 de febrero de 2015

Big Culo Day 2015

Imposible dejar pasar la ocasión... El crossover: Hombres X, libros X, pelis X (juajua!), culos X. ¡Bienvenidos al #BigCuloDay 2015!

24 de marzo de 2014

Approaching The Cartoonist

The Cartoonist ya está a pocas semanas de publicarse, y hace unos días mi compi Paco Hernández (el juntaletas) compartía el argumento de la historia y algunas reflexiones previas sobre su inspiración y sobre el personaje protagonista, Peter.

Pues ahora llega el turno de servidor (el pintamonas), y esto es lo que voy a contaros:
  • Llevo más de un año trabajando en esta novela gráfica.
  • Inicialmente estaba previsto utilizar 2 estilos distintos de dibujo. Cuento unos 5. Brevemente, eso sí,...
  • Odio dibujar gente hablando por teléfono.
  • Quiero ir a San Diego. Ya.
  • Durante la elaboración de The Cartoonist he dibu-visto decenas de películas, y las series The Wire, Hannibal, Arrow y Bates Motel.
  • No-premio al que encuentre Ultomates.
  • Dibujar personas reales de por sí es complicado, pero encima la gente quiere parecerse al dibujo y verse jóvenes y guapos.
  • Detesto dibujar gente leyendo, gente sentada, y sobre todo gente leyendo sentada.
  • Dibujar cerca de 250 personajes en una viñeta es masoquismo.
  • ¿Dónde está Wally?
  • Voy a echar mucho de menos a Peter y el resto de personajes.
  • He decidido exterminar a los guionistas que ponen la calidad de la historia por delante de la comodidad del dibujante. Lo siento, Paco.
  • Amo el noveno arte más que nunca.
Seguiremos informando...

8 de agosto de 2013

B-Girl!

Para el pasado Saló del Cómic de Barcelona se organizó el concurso Dibuja tu chica de serie B. De no tener previsto participar al final cochineé con Photoshop un dibujillo rápido y me quedó esta cosilla que me pareció muy resultona:

Por desgracia, pese a cumplir con las normas, no llegó al concurso (deduzco que se buscaba más la promoción que la participación), pero aprovechando el estío-hastío me viene estupendo para acercarme por el blog y desearos a todos feliz verano (lo que queda) y felices vacaciones (las que queden).


Saludicos... (Y ya sabéis que ando por aquí, ¿no?).

25 de marzo de 2013

Rosa y Javier, de Páco Hernández y José Ángel Ares

Rosa y Javier (ficha) cuenta la historia de un chaval drogodependiente y de su sufrida madre. Resumido así, puede parecer el argumento de un cómic o una película española de mediados de los 80, pero la realidad es que el problema sigue estando ahí, por mucho que la TV y los políticos hayan decidido que es mejor apartarlo de nuestra vista. Afortunadamente no todo el mundo piensa así, como demuestran Paco Hernández y José Angel Ares en su debut en la novela gráfica.

Debut, sí, pero que conste que no lo digo con indulgencia, sino admirando la compenetración y profesionalidad de estos dos autores noveles, que no novatos.

Es inevitable suponer que Paco Hernández extrae la historia de ciertas experiencias personales, pero en el fondo da igual, porque lo que ofrece es un trabajo bien documentado, acorde al tema tratado, y lo aborda de frente, sin tapujos, y además sin el oportunismo que podría proporcionar el contexto actual de crisis (no creo que los recortes en sanidad hayan favorecido precisamente al tratamiento de la drogodependencia, pero está claro que ni ahora ni antes ha sido una prioridad de nuestro sistema sanitario).

En fin, la cuestión burocrática no deja de ser un asunto tangencial. El principal tema de Rosa y Javier es la familia y los sacrificios que se hacen por un ser querido, y Paco lo resuelve con un ritmo incansable, dosificando los momentos de emoción sin convertirlos en golpes de efecto, y dirigiéndonos hacia un final (o más bien un punto y aparte) que a más de uno le (nos) arrancará una lagrimilla. Mención especial para los secundarios, desde el hermano racional pero inflexible (su cara me suena) a las inevitables vecinas cotillas.

Por su parte, José Ángel Ares (alias Pater) realiza un trabajo muy contenido, con el objetivo claro de no destacar por encima de la historia que se está contando. Su trabajo es impecable: Perfectas narración, ambientación, diseño de personajes, expresividad, y un buen juego de bitonos para potenciar lo que hay que potenciar. Se aprecia cierta evolución a lo largo del tomo, con un trazo cada vez más sintético y sólido, hasta el clímax de la parte final, donde guión y dibujo se fusionan logrando un resultado muy emotivo.


...Y ahora es cuando me toca confesar: Llevo siguiendo a Paco y a José Ángel varios años por la blogosfera, e incluso hemos colaborado en cosas puntuales. Y lo confieso para quitarme cualquier sensación de peloteo o amiguismo: Es que me lo habéis puesto muy fácil para hacer la reseña. Buen trabajo, pareja. Y, Pater, quiero un Javier-flor dedicado.

Sólo un apunte más. El libro ya está disponible en la FNAC y en otras librerías especializadas, y sale justo cuando Antonio Martín acaba de desatar todo el tema de la tormenta perfecta, y a un precio razonable, que no barato, (y que resulta bastante simbólico). Está claro que las editoriales van a tener que plantearse nuevas estrategias porque obras como ésta NO DEBEN pasar desapercibidas. Personalmente, creo que Rosa y Javier debería ser de lectura obligada en todos los institutos, pero eso no ocurrirá mientras todos nuestros ministros de enseñanza se hagan famosos principalmente por dar mayor o menor peso a la asignatura de religión católica.

Paco, José Ángel, espero que tengáis todo el éxito que sin duda merecéis.


Que quiero leer lo siguiente...